UTOPIA

Casa Viva, Ciudad de México, México.

26 de abril de 2019

Cisma es por definición la separación de una persona de una organización o movimiento originada por el desacuerdo a una ideología o doctrina dominante pero con la preservación de la esperanza y la fe en los ideales compartidos. 

Pienso que el rompimiento de una relación romántica funciona de la misma manera. El amor -la forma en que lo socializamos- busca lo imperecedero e inconcondicional, por lo que una falla -una separación- nos obliga a volver a comenzar con la búsqueda de “el amor verdadero”, conservando la fe en la existencia del mismo, la fe en el ideal del amor. 

Debido a esta fe, cuando estamos en una relación podemos llegar a romantizar la violencia doméstica al comparar la resistencia con lealtad e incondicionalidad. Es entonces cuando las dinámicas de control como los celos y la culpa se disfrazan de atenciones y manifestaciones amorosas que simulan cariño por la otra, sucede una ilusión de falsa vulnerabilidad que favorece al ejercicio de la manipulación para la permanencia de la otra parte y romper el ciclo se vuelve difícil y doloroso. 

En Cisma, trabajo con las experiencias de violencia doméstica que viví en mis relaciones. Escribí con labial rojo un mensaje en un espejo: “Te he amado con honestidad y nunca he actuado con la intención de lastimarte”. Después, escribí en 16 platos blancos frases violentas de mis relaciones amorosas pasadas, uno a uno rompí los platos sobre el espejo siguiendo una trayectoria cuadrada, mis pies se lastimaron en el recorrido debido a los restos de espejo y porcelana. La acción finaliza cuando he roto todos los platos y me coloco dentro de un refractario transparente lleno de agua fría.

Los reproches: 

1.      Eres una egoísta. 

2.      Te valgo verga. 

3.      Nunca estás para mí cuando te necesito. 

4.      Nunca me quisiste. 

5.      ¿Estás saliendo con alguien más? 

6.      No te importa nuestra casa. 

7.      Te arreglas de más para conseguir favores por guapa.

8.      Todo esto es tu culpa. 

9.      ¿Cómo que tienes planes con amigos?, yo quería verte HOY. 

10.  No me cae bien esa amiga tuya. 

11.  La responsabilidad es en parte tuya, no debiste emborracharte. 

12.  Ya no quiero verte, mejor quédate con tus amigos. 

13.  Eres la única persona a la que puedo amar. 

14.  Solo te importa tu trabajo. 

15.  Voy a estar mejor sin ti. 

16.  Lo único que hiciste fue abandonarme.

Registro fotográfico por San Rigo.


 

Alma García Gil

  • Grey Twitter Icon